Tagged TextoMartaAreces

Clásicos en Palacio de Meres

El pasado sábado nos dejaron un Porsche 968 cabrio para acudir a una concentración de coches clásicos en el Palacio de Meres. Si por sí el lugar ya es mágico, ese día la comunión entre  vehículos y  paraje fue perfecta.  Incluso las amenazantes nubes de lluvia, desaparecían por momentos, haciendo que todo fuese perfecto. Treinta vehículos clásicos se dieron cita en la parte posterior del Palacio,  donde se llega atravesando un maravilloso bosque y un camino empapado de hojas ocres. Aprovechando la visita guiada que se les ofreció a los asistentes a la concentración, me recreé fotografiando coches y palacio. (Construido en el siglo XVI, conserva aún la sensación de hogar, ya que ha sido casa familiar hasta hace poco tiempo) Dejo aquí una pequeña muestra de los vehículos que acudieron a la cita. Me encantaría poder poner más... y el Palacio lo dejo para otro día

El día que me atreví a viajar

El día que me atreví a viajar

 Ansiando el momento de emprender el viaje,  lo inicié con una maleta enorme llena de ilusiones.  Tantas como miedos.  Buscando tiempo para pensar,  sentir, conocer, descubrir… sería tiempo de  reencuentros  y tristes despedidas.  Preámbulo de otras que me esperaban,  aún más duras… preparándome sin saberlo para ellas.

Descubro que me agarro fuerte a mi cámara para no caer en el viaje de la vida. Y que reír, llorar, sufrir e ilusionarse forman parte de ella… y yo quiero vivirla.

Fotografía y Texto: Marta Areces