Un viaje desde la emoción

un viaje desde la emocion

Vuelvo a coger el coche sin un rumbo bien definido… El me lleva donde mis impulsos le dictan.
Primera idea algo conocido, por si el miedo me agarrota y necesito reposar  en hogares donde soy bien recibida.
De pronto, dejo atrás sin pensar esas carreteras predeterminadas y permito que el afán de aventura me aleje un poco más.
Me siento pequeña cruzando un océano. No es el miedo a lo desconocido ni a que el cansancio físico y mental no me den las alas que necesito. Es el miedo a los monstruos que me rondan; encontrarme con ellos  y no ser capaz de enfrentarme.
Sigo avanzando, braceando estas aguas que creo tan profundas, pánico a no poder cruzar los que otros creen que solo en un pequeño charco en una linda playa.

Fotografía y Texto: Marta Areces

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *