Luces y sombras

 

 

Ayer fue uno de esos días donde ambas estaban muy presentes; las luces y las sombras combatían por ejercer su protagonismo, y resultó agotador alejar unas para que brillaran las otras.

 

 

Alegría y tristeza se mezclaban continuamente, obligándome a estar más atenta de lo normal a lo que estaba ocurriendo alrededor que en lo que mi mente se empeñaba en recordar. Creo que gané la batalla -al menos durante las horas más importantes-.

 

 

 

 

 

Así, alguien que ya no está físicamente pudo quedar apartado, para que brillara el trabajo de quien prefiere estar en la sombra.

 

 

Muchas cosas les unen: esfuerzo, sacrificio, tesón, genio, constancia y cincuenta años cerca de mí.

 

Luces y sombras. Necesarias las unas para que existan las otras.

 

 

 

 

 

 

 

Fotografía y texto: Marta Areces

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *